Helado de Vainilla casero





Este año hemos disfrutado de una fantástica y larga primavera que algunos han tildado de loca por sus rápidos y bruscos cambios de tiempo, cuando la primavera realmente consiste en eso, es el espacio de tiempo que nos traslada del frío invierno al cálido verano, de ahí esas lluvias y esos cambios de temperatura entre un día y otro. Pero al parecer hace tanto tiempo  que no vivimos una primavera normal que se nos ha olvidado en que consiste.

Pero por fin llegó el verano con sus días de sol, de calor y por supuesto nuestro tan esperado tiempo de vacaciones y ocio para dedicarlo a aquello que más nos gusta hacer, leer, viajar, dedicarlo a la familia, amigos y por supuesto a nosotros mismos.

Así que hoy vamos a dedicar el post a uno de los mas exquisitos placeres del verano, que no es ni más ni menos que disfrutar de un delicioso helado natural y casero, ese pequeño gran placer que tanto nos refrescan y nos deleitan en estas fechas y una de las mejores formas de combatir el terrible calor que sale de lo más profundo de la tierra, un maravillosos helado hecho en casa con los mejores ingredientes, naturales y primerísima calidad.

Una receta tan fácil como atractiva. 🍦🍨






Ingredientes

  • 150 ml. Leche entera
  • 500 ml. Nata liquida
  • 1 Vaina de vainilla
  • 7 Yemas de huevo
  • 150 gr. Azúcar

Topping

Almendras picadas caramelizadas.
Miel de azahar.



Elaboración

Comenzamos preparando la vaina de vainilla para extraer de ella todo su aroma, con la punta de un cuchillo le hacemos un corte longitudinal, es decir a lo largo de la vaina, aunque no queremos cortarla del todo, solo para abrirla y sacar las semillas pero si la cortas del todo no importa.

Ponemos la leche y la nata en un cazo y una vez abierta la vainilla, sacamos las semillas con la punta del cuchillo, las añadimos junto con la vaina al cazo y lo ponemos a fuego medio,  cuando empiece a hervir lo retiramos del fuego para dejarla infusionar entre 20 ó 30 minutos aproximadamente. 

En otro recipiente ponemos el azúcar con las yemas de huevo y batimos unos minutos hasta blanquearlas y doblar su volumen. 

Pasada la media hora desde que iniciamos la infusión, retiramos la vainilla del recipiente de la leche y la colamos, es importante que la leche no esté caliente para que no cuaje las yemas, pero tras media hora apartada del fuego seguro que estará a temperatura ambiente y perfecta para hacer la mezcla. 

Vertemos la infusión de vainilla sobre la mezcla de yemas y azúcar y llevamos a al fuego suave, sin que rompa a hervir, si tienes un termómetro de cocina genial, lo pones para ver que no pase de 85º, si no lo tienes no pasa nada, debe estar caliente pero sin que llegue a hervir, controla el fuego a ojo mientras remueves sin parar durante unos 10 o 15 minutos aproximadamente.

Sabrás que la crema esta lista cuando al sacar una cuchara con la que la estás removiendo se quede con una capa fina adherida a ella, pero lo suficiente que al pasar el dedo por ella quede marcada una raya limpia, procura que no sea demasiado ya que cuando se enfríe adquiere aún mas cuerpo. 





Ahora llega el enfriado, ponemos la mezcla en un recipiente con tapa o en un bol pero en cualquiera de los casos tenemos que cubrir la superficie de forma que el film quede en contacto con toda la superficie de la crema para evitar que se forme una capa espesa por encima.

La dejamos hasta que se temple, temperatura ambiente y lo metemos en la nevera unas 3 o 4 horas, yo si puedo la dejo toda la noche.

Si tienes heladera con compresor propio, no hay problema con menos horas de nevera la sacas y la pones en la heladera para mantecar durante una media hora aproximadamente, aunque mejor sigue las instrucciones de tu maquina.

Si no tenemos heladera no hay problema un poco mas de trabajo pero tampoco tanto y sale igual de bueno. En este caso mejor enfriar toda la noche antes de trabajarla a mano y nos ayudaría mucho a la hora de congelarlo que el recipiente en el que vayamos a trabajar nuestro helado tenga un cierre hermético.  

Metemos el recipiente con la mezcla para el helado en el congelador y lo vamos removiendo cada 15 minutos, rascar y levanta bien la capa que se queda pegada en los laterales y remueve bien la mezcla para evitar que se formen cristales. Esta operación la repetiremos cada 15 minutos durante las 2 o 3 primeras horas hasta obtener la textura que deseas. 




TruConsejos 

Al principio de la elaboración cuando lo metas en el congelador deja el film puesto, lo retiras un momento mientras mezclas y lo vuelves a poner unas 2 o tres veces mas. Si el recipiente que tienes no es hermético es mejor que según vaya endureciéndose, cambies el film por uno mas grande y limpio, ahora no hay necesidad de que toque el helado, es solo para que no adquiera aromas no deseados de otros congelados.

Cuando los helados son caseros no llevan ningún conservantes artificial y llevan huevo por lo que es aconsejable no guardarlo demasiado tiempo en el congelador.

Ahhh y por favor, no tires las vainas de vainilla porque una vez usadas las sacáis de la leche y las limpiáis bien bajo del grifo, así podremos utilizarlas para aromatizar nuestra azúcar o usar en alguna otra receta, a la que le dará un sabor menos potente, porque también dan un buen aroma a tus dulces o postres.

Un saludo enorme a todos y a disfrutar de lo que queda del verano!!




¡Gracias por tu visita! 🌹




CONVERSATION

9 comentarios:

  1. El helado de vainilla siempre ha sido mi favorito, pero ahora que he aprendido a hacer helado casero me gustan todos, de cualquier sabor . Te ha quedado genial. Y las fotos preciosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es fabuloso cuando es natural, este verano he hecho de todos los sabores y sobre todo de frutas de temporada, a ver si me animo y los publico. Pero la verdad es que este helado no tiene nada que ver con los de sabor a vainilla comerciales, es realmente delicado.
      Éste, el de nata y el de leche merengada son un verdadera delicia.
      Gracias MJ 😘

      Eliminar
  2. Me gustaría intentarla se muestra apetecible, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. Holaaa!!! Me encanta la receta, la hago fijo, pero me surge la duda de si se puede sustituir el azucar por azucar invertido y cuan seria la cantidad de ser posible, muchas gracias por la receta, el de vainilla es el favorito en casa .��

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que lo último que he leído sobre helados dice claramente que el azúcar blanca normal ayuda a que no se cristalice mucho más que el azúcar invertido, algo que antes era cómo lo fundamental para que saliera más cremoso. Tu por supuesto puedes hacerla con el azúcar que prefieras pero te aseguro que con la receta tal y como está escrita aquí, a mi jamás me habia quedado un helado tan mantecoso y suave.
    Ya me contarás que tal te queda y que azúcar usas.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto recuerda que el azúcar invertido endulza aproximadamente un 30% más.

      Eliminar
  5. Hola!

    Pero que pintaza tiene y veo que tampoco es demasiado complicado de preparar, así que me lo apunto para dar una sorpresa en casa. 😜 Muchas gracias por la receta.

    Que tengas un día soleado. 🌞

    PabloD - Soleado.se

    ResponderEliminar
  6. Es sencillo, tan solo una crema inglesa y el sabor de la vainilla natural. Queda con una textura aterciopelada y suave.
    Ya me contarás Pablo qué tal te ha quedado, gracias �� por la confianza ��

    ResponderEliminar

Deja tu comentario, para mi tu opinión es lo más importante. Gracias por tu visita y vuelve siempre que quieras, esta es tu casa!! 🤗🤗

Back
to top